A una urna griega

AvatarUn blog sobre la comunidad y el diseño de juegos de rol.

Una aproximación

Ahora que mi ordenador de trabajo ha muerto, tengo un momento para compartir esta idea.

Durante mucho tiempo, la definición de "juego de rol" se esperaba dentro de los términos propios de un juego. Es decir, se definía un "juego de rol" como la acción de jugar a ese tipo de juegos y se le añadía sus características que eran propias: se interpretan personajes (roles), hay un autoridad creadora y árbitro (director de juego), es un mezcla de teatro improvisado con reglas o el famoso "Pistoleros e Indios" pero sin los "-Te he dado -No, no me has dado -Sí, sí te he dado", etc.

Sin embargo, pensando es las distintas necesidades y exigencias que cada jugador tiene con el juego (esto es, algunos desean "realismo", otros "interpretación", otros "inmersión", otros "matar monstruos y llevarse sus cosas"), quizá la construcción de la definición sea artificial. Es decir, no hay un conjunto de características comunes o aquellas que sí lo son, no son definitorias.

Así que pensando sobre esto, he aquí un comentario. ¿Qué ocurriría si "juego de rol" no es definible como juego sino como producto? ¿Qué ocurriría si se creó para definir una nueva industria del ocio, a falta de otro término y que, con el paso del tiempo, otros se unieron a ella? Esto es, imagina que en los comienzos se necesitaba una nueva palabra para definir ese estilo de juego que no encajaba o, que bien, quería distinguirse de los demás. Es, para decirlo claramente, una respuesta de marketing, probablemente creada de forma incosciente pero que sirvió para aglutinar a todos esos nuevos juegos. Esto sería como decir que, en vez de llamar a un juego de rol "teatro improvisado con reglas", son aquellos juegos producidos por la industria rolera.

2 comentarios:

16 de junio de 2009, 9:26 Carlos de la Cruz dijo...

Ummm... no estoy de acuerdo. Para mí definir el juego de rol como "aquello que produce la industria rolera" es como decir que el pan es "aquello que produce la industria panadera" :P.

Para mí un juego de rol tiene unas características mínimas que le distinguen de otros juegos, y que creo que sí se repiten de juego a juego:

- Cada jugador interpreta el papel de uno o más personajes.
- Cada personaje está definido por una serie de características.
- Existe una mecánica para resolver conflictos entre personajes.
- Una partida consiste en la resolución de una serie de conflictos por parte de los personajes.

Por supuesto, habrá excepciones, pero creo que el 90% de los juegos de rol siguen estas pautas.

19 de junio de 2009, 13:51 arturo dijo...

Yo estoy convencido de que hay unos elementos comunes en los juegos de rol. Pero en el mismo espíritu que el ajedrez, la brisca y el Catán son todos "juegos de mesa".
Si los miras con detalle, pueden utilizar medios y procedimientos realmente muy diferentes, y tener objetivos dispares. Pero hay una esencia común.

En los juegos de rol, para mi es la interacción regulada entre los jugadores para crear un espacio imaginario compartido y explorarlo utilizando personajes como foco y vehículo.