A una urna griega

AvatarUn blog sobre la comunidad y el diseño de juegos de rol.

¡Están muertos!

Una idea se te ocurre en un momento. Y claro, la podrías tirar. Pero, quizá sea la idea definitiva. Imagina cartas y unas tarjetas para ir creando una historia. De zombis. Un juego que se te ocurre en el cuarto de baño debe ser algo bueno. Las imágenes, robadas de la Internet.

¡Están muertos! Un juego a vida o muerte en tiempo real

En ¡Están muertos! los jugadores son los últimos supervivientes de la especie humana que se enfrentan a zombis. La meta del juego es sobrevivir. Por otra parte, el DM (DeathMaster) intentará acabar con los protagonistas en un tiempo dado.

Para jugar necesitas:
  • Papel, lápiz
  • Algo para medir el tiempo, como un reloj.
  • Una baraja de cartas. Para el juego, los ases son el menor valor y los reyes, el mayor.
  • De forma opcional, algo que sirva como puntos. Puede ser monedas, fichas del parchís o botones.
Comenzando

Cada jugador escribe en su papel el nombre de su protagonista y un aspecto. Un aspecto es cualquier cosa que defina al protagonista. Al escribir el aspecto hace una marca (un circulo por ejemplo) para indicar su "nivel". Además, cada jugador recibe cierta cantidad de puntos. Para una partida corta (de una hora o así), cada uno recibe 10 puntos. Para juegos más largos, reciben 20 puntos.

Los jugadores decidiran cuánto tiempo durará la partida. Cuando el tiempo finalice o mueran todos los protagonistas,la partida acaba. El juego debe ser contínuo.

Los jugadores deciden donde ocurrirá la historia. Lo habitual es algún tipo de edificio como hospitales, rascacielos o centro comerciales. Para lugares o historias más exóticas mira la sección de Variantes.

El DM tiene la función de lanzar las hordas de zombis y monstruos acompañantes contra los protagonistas. Además de los bichos, el DM crea trampas y dificultades para complicar, o eliminar, la vida de los protagonistas.

Mecanismo de juego

Cuando los protagonistas se enfrenten a peligros como zombis, ascensores en caída libre o el fuego de un lanzallamas, los jugadores sacan una carta de la baraja. Si el protagonista tiene algún aspecto que pueda servir para salvar el pellejo, entonces puede sacar una carta adicional por cada nivel.

Por ejemplo: Bob tiene el aspecto "carnicero o" (nivel 1). Por alguna razón, un zombi considera el cerebro de Bob como manjar y desea probarlo. El jugador de Bob le dice al DM que utiliza su aspecto gracias a los cuchillos para descuartizar que, casualmente, tiene. De esta forma, el jugador saca dos cartas.

Por otra parte, el DM saca cartas de igual modo, utilizando, si necesita, el uso de los aspectos del peligro.

Después se compara la carta mayor. El jugador que gane decide que ha ocurrido. Si ambas cartas son iguales, entonces se compara la siguiente pareja. Y si no hay más cartas o continúan siendo iguales, se vuelven a sacar cartas del mazo.

Una vez que se finaliza el enfrentamiento, las cartas vuelven al mazo y se mezclan.

Aspectos y puntos

Los jugadores pueden crear nuevos aspectos gastando puntos. En un enfrentamiento, si el jugador no dispone de un aspecto que le sea útil, puede gastar un punto y crear el aspecto. Además, puede gastar puntos adicional para subir el nivel de aspecto.

Por ejemplo: Bob se enfrenta a una jauría de zombis. El jugador piensa que una forma rápida de quitarse el problema es usando un moderno lanzagranadas. El jugador decide el aspecto "lanzagranadas" y gasta 3 puntos, por lo que obtiene un "lanzagranadas ooo". Al probar el juguete contra los zombis, el jugador saca 4 cartas (1 por defecto más los 3 niveles del aspecto).

Supervivencia y sacrificio

Si el jugador pierde en un enfrentamiento puede morir. Si el DM considera que el peligro era suficiente como para acabar con la vida del protagonista, entonces, éste, es probable que muera.

Sin embargo, el jugador puede elegir dos opciones. La primera en caso de enfrentamientos no mortales es eliminar uno de sus aspectos.

Por ejemplo: Bob debe saltar una cornisa que le separa la vida de los zombis. El jugador pierde y el DM sonríe por una nueva vida tomada. Sin embargo, el jugador decide eliminar uno de sus aspectos y quedar a salvo.

La otra opción funciona tanto en enfrentamientos mortales como no mortales. En este caso, el jugador, cuando pierde, gasta uno de sus puntos para que su protagonista siga vivo.

Existe también la posibilidad de unir fuerzar y cooperar entre distintos jugadores. Simplemente, cuando exista un enfrentamiento, los jugadores unen sus aspectos y puntos para sacar cartas. Si ganan, bien; pero si fallan, todos los jugadores reciben las consecuencias que decida la parte ganadora.

Un caso especial es el sacrificio. Si el jugador pierde, puede decidir morir y sacrificarse por sus compañeros para ayudarle. Cuando el protagonista se sacrifica entrega sus puntos sobrantes a los otros protagonistas. Si no tenía puntos, entonces fue un sacrificio en vano.

Muerte y el DM

Cuando un personaje muere, el jugador se convierte en servidor zombi. El servidor puede utilizar sus puntos restantes para sus monstruos y trampas además de poder cooperar con el DM. Sin embargo, no podrá utilizar los aspectos que tenía su protagonista.

El DM (y sus posibles servidores) tienen las mismas capacidades que los demás jugadores. Recibe una cierta cantidad de puntos que puede gastar en aspectos, puede usarlos para librar de la muerte (o segunda muerte) a sus monstruos y utulizarlos para cooperar entre ellos.

Monstruos, trampas y recursos

Algunos ejemplos de cosas a las que se pueden enfrentar los protagonistas.
  • Zombi: comer cerebros o
  • Grupo de zombis: comer cerebros o; atacar en masa o
  • Zombi Pro: comer cerebros o; usar cosas para comer cerebros o
  • Zombi inteligente: comer cererbros o; usar cosas para comer cerebros o; escapar o
  • Vampiro: chupar sangre o; parecer humano o; hipnotizar víctimas o
  • Vampiresa: chupar sangre o; parecer humana o; hipnotizar hombres oo
  • Trampa mortal: matar pobres víctimas o
  • Trampa mecánica: matar víctimas oo; imposible de parar o
  • Fuego!: quemar o
  • Fuego y explosiones: quemar oo
  • Puertas, ventanas, etc: no dejarse abrir o; esperar hasta la llegada de los zombis o
  • Refugio nuclear: difícil de entrar o; difícil de salir oo
  • Escaleras y similares: apropiado para emboscadas o; ¡faltan trozos! o
  • Repisas y lugares altos: fácil de resbalar o; un gran vacío bajo los pies o
Variantes
  • ¡Están muertos en el espacio!. Zombis espaciales, naves espaciales, infiernos espaciales y cualquier cosa que acaba en "espaciales".
  • ¡Están muertos en las mazmorras!. Elfos, enanos. Elfos zombis. Enanos zombis. Tesoros y dragones zombis.
  • ¡Están muertos en las trincheras!. Cambia zombis por zombis nazis.
  • ¡Están muertos los dioses que sueñan!. Dioses horribles, de nombre impronunciable y siempre devoran a sus víctimas. Añade sectarios a la lista de monstruos.
  • ¡Están muertos en el instituto!. Una bonita zona residencial. Fin de curso. Fiesta y diversión. Animadoras antropófagas y profesores cuya máxima es "la letra con sangre entra". Literalmente.
  • ¡Están muertos de viaje por el mundo!. Divertidas vacaciones en Borneo con caníbales. Safáris fotográficos en la sabana rodeados de zombis. ¿Quién no recuerda con una sonrisa aquel espectáculo de vudú en Haití?