A una urna griega

AvatarUn blog sobre la comunidad y el diseño de juegos de rol.

PDF, PDF, PDF

Ya he hablado del PDF. Pero hace un par de días vi algo interesante relacionado con esto, así que lo vuelvo a traer. Generalmente el PDF de un juego es algo así como una copia de seguridad o algo para ver un momento en la pantalla de tu ordenador. No tiene mucho valor en comparación con el libro físico. En cierto modo, el PDF es un complemento más que un producto con personalidad propia.

Sin embargo, creo que el PDF tiene muchas más posibilidades. Imagina.

Está lloviendo y llevas tu libro de papel en la bolsa. Se va a mojar. Quizá se moje gracias a algún refresco de uno de los colegas de la mesa. O puede que sea algo pringoso y que deja manchas, algo de esas cosas que se suelen comer durante una partida. Nadie te va a reponer ese libro por una versión nueva, sin marcas.

Ahora tienes un PDF. Puedes imprimir una copia de tu libro electrónico. Y puedes usar una encuadernación de anillas. Si se rompe una hoja, la vuelves a imprimir y la colocas en el lugar correspondiente. Aún más. Tienes un PDF. Tu ordenador falla. El disco duro se convierte en pudin blando. Y te quedas sin PDF. Pero no es así: la editorial es inteligente y haces lo siguiente. Vas a su web, donde compraste el PDF. Introduces tu nombre y clave y sale una lista de todos los PDF que has comprado. Seleccionas el que has perdido en tu disco duro y lo vuelves a descargar. Gratis, claro.

Espera. ¿Y si descargo un PDF que ya tengo? La respuesta es: ¿Acaso importa? Si has comprado el PDF, ¿qué coste a la editorial poder descargar ese PDF las veces que quieras? De hecho, sólo necesitas hacer dos clics para hacer lo mismo en tu ordenador.

Ahora vuelves a tu libro físico. Visitas la web de la editorial y ves que hay una colección de erratas. Bien, dices. La descargas y la imprimes. Tendrás que ponerla en algún lugar. O llevar esas hojas con tu libro. Y tendrás que mirar si la regla que aparece en el libro está bien o mal y si hay una errata corregida en las hojas impresas.

Ahora tienes un PDF. La editorial te envia un e-mail: tienes una nueva versión de ese juego/suplemento. Puedes descargar e imprimirla, como si fuese lo más normal del mundo. La editorial quizá sea inteligente y haga lo siguiente. En lugar de unas hojas de errata normales, la actualización son hojas del juego ya corregidas. Sólo aquellas donde había erratas. Las puedes imprimir y sustituir por las antiguas, si usas una encuadernación con anillas. Y si la editorial es inteligente, tendrás la hoja de erratas normal y las hojas del juego corregidas.

Pero hay una cosa que los libros físicos no tienen: formularios y Javascript.

Hace unos días, descubrí una editorial nueva, Tripe Ace Games. Se dedican a juegos y aventuras para el sistema de Savage Worlds. Tienen unas hojas de personajes predefinidos para una de esas aventuras. Puedes descargar una de ellas (o todas) para ver esto en acción. La hoja tiene un par de botones: sirve para dar experiencia al personaje. Y cuando subes la experiencia, los efectos se reflejan en la hoja, automáticamente.

Ahora imagina algo así: tienes un juego con su hoja de personaje. La hoja tiene un botón que pone: "crear nuevo personaje". Haces clic y tienes tu personaje. Ahora estás en una convención o quieres preparar una partida rápida para cuatro amigos. Haces clic e imprimes. Haces clic e imprimes. Haces clic e imprimes. Haces clic e imprimes. Ya tienes tus cuatro personajes.

Hace unos días más, Levi Kornelsen creó Amagi Games. Amagi Games es un proyecto entre editorial, diseñador y fan. Tiene pequeños juegos, ideas y consejos. Algunos de esos juegos/ideas/consejos usan formularios para que el jugador los rellene. Tienes una idea, la apuntas en tu PDF y cuando esté listo, presionas "imprimir".

Pero ahora viene la parte interesante. Hace algún tiempo también, Javier Arce diseñó un juego, Spirit of the Dale. Una de las cosas geniales que tiene el juego es su "Vendedor de Crónicas". Es una web donde consigues tu esquema de la aventura, con personajes, la historia y otros elementos, y sólo necesitas pulsar un botón. Y cada vez que pulsa aparece una crónica.

Ahora imagina algo así: tienes tu juego en PDF que utiliza formularios para crear elementos del juego (desde dungeons y tesoros, hasta monstruos, personajes y objetos). En un libro de papel tendrías interminables tablas para crear esto. Tendrías que poner todas esas crónicas en papel para que el jugador escoja una u otra. En PDF todo eso podría estar detrás. Sólo tendrías que pulsar un botón para generar esos elementos. Volver a pulsar y tener otros nuevos.

Y, por supuesto, la editorial podría enviarte un e-mail diciendo que han actualizado estos elementos para que tengas aún más.

2 comentarios:

10 de julio de 2008, 19:28 Lord Davader dijo...

Yo creo que uno de los principales inconvenientes de los pdf llega a la hora de imprimirlos. Si son a color y llenos de tinta, hacer una copia física con tu impresora de casa te puede llegar a salir más caro que comprar un libro de rol "al uso" y si a eso le sumamos la necesidad de encuadernarlo, pues resulta poco atrayente.
Por supuesto, todos los demás beneficios que has citado están ahí.

15 de julio de 2008, 23:34 werden dijo...

Todo esto está muy bien, pero ya se hace. Hay generadores de aventuras, de mazmorra, de objetos y de tesoro tiempo ha; lo que pasa es que deben las editoriales darse cuenta y apoyar estos productos, supervisarlos o bien hacerlos ellos mismos.

Hasta ahora, como no, la única que parece haberse dado cuenta de que es el futuro es Paizo. Ya llegarán las demás.